Banrural | Gestión de Riesgo Operativo
17866
page-template-default,page,page-id-17866,page-child,parent-pageid-16741,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1200,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
 

Gestión de Riesgo Operativo

Riesgo operativo

BANRURAL HONDURAS S.A. define el riesgo operacional como el riesgo de pérdida resultante de deficiencias o fallos en los procesos internos, recursos humanos, sistemas o bien derivado de circunstancias externas. Es por ello que el banco ha establecido un modelo para la gestión del mismo, a continuación, se presenta un resumen de las diferentes actividades y logros obtenidos en la gestión de dicho riesgo durante el año 2019:

La Política de Riesgo Operativo de Banrural Honduras cumple plenamente tanto con los requerimientos locales, al mismo tiempo cuenta con la Política de Prevención de Fraude. Para minimizar el riesgo operativo y el riesgo de fraude, todos los procesos están documentados minuciosamente y se cuenta con herramientas de gestión como ser la implementación de matrices de riesgo operativo a los procesos y de esta manera minimizar el riesgo inherente en los procesos evaluados, sistemas de monitoreo y análisis de nuevos riesgos para nuevos productos y servicios o cambio de procesos, así como una base de datos de eventos de riesgos y canales de denuncia. Las descripciones de puesto de trabajo son completas, las tareas están estrictamente segregadas y se utilizan mecanismos que previenen la dependencia de puestos claves. Cuando el banco recluta nuevos colaboradores presta mucha atención a su integridad personal, misma que es reforzada por el código de conducta que es rigurosamente aplicado y por los programas de entrenamiento, que están diseñados para promover una cultura de transparencia y de conciencia de riesgo.

La Base de Datos de Eventos de Riesgo sirve para dar un tratamiento sistemático y transparente a los riesgos operativos y de fraude, con una documentación clara de las medidas de prevención y de corrección, accesible al control de la Gerencia, tanto a nivel de banco como del grupo. El personal del banco debe reportar mediante sistema todos los eventos que representan una pérdida real o potencial bajo los lineamientos establecidos en el Manual de Usuario de la base de eventos de riesgo, de igual forma está a disposición de los usuarios internos con una presentación para facilitar las instrucciones de uso y manejo de la misma.

Como parte de un seminario introductorio al que asisten los nuevos colaboradores se encuentra una capacitación de riesgo operativo, el resto del banco recibe un entrenamiento para reconocer y controlar el riesgo operativo y el riesgo de fraude.

La Política de Continuidad de Negocio garantiza que el banco puede mantener o restaurar sus operaciones a un nivel aceptable, al ocurrir un evento que origine una interrupción grave. Además de definir los pasos que se deben realizar para restablecer las operaciones normales, este detalla el procedimiento para trasladar las operaciones críticas a ubicaciones provisionales, los recursos que hay que movilizar en cada tipo de caso y el costo esperado de las interrupciones en áreas concretas. También brinda orientación sobre la prevención de contingencias.

Dentro de los logros obtenidos mediante la gestión de riesgo operativo en el año 2019 podemos enumerar los siguientes:

  • Implementación de matrices de riesgo operativo a procesos claves de la institución.
  • Análisis de nuevos riesgos a productos (lanzamientos nuevos)
  • Actualización de las políticas de riesgo operativo, fraude, legal y reputacional.
  • Participación en mejora y creación de procesos de agencia
  • Capacitación anual al personal nuevo y existente en el tema de riesgo operativo y fraude.
  • Elaboración y trabajo continuo en base al BCP, BCM, PCN, BIA

RIESGO DE MERCADO Y LIQUIDEZ

El riesgo de mercado se define como el riesgo que la institución incurra en pérdidas debido a movimientos inesperados en el monto de las obligaciones con acreedores externos o pérdidas en el valor de activos, a causa de variaciones en los parámetros que sirvan de referencia o afecten el precio de los instrumentos financieros. Incluye el riesgo de tasa de interés, tipo de cambio y contraparte.

El riesgo de liquidez, se refiere al riesgo que una institución financiera no pueda cumplir, ya sea en monto, en plazo o en ambos factores con sus obligaciones contractuales y contingentes.

BANRURAL Honduras, cuenta con políticas claras respecto a todos estos riesgos y con límites e indicadores definidos. Asimismo, da fiel cumplimiento a las normativas que existen sobre riesgos.

A junio 2019, BANRURAL Honduras mide su riesgo de tasa de interés a través del indicador de Impacto de Valor Económico total respecto a su capital. Este indicador es el resultado que tendría un choque de cambio de tasas respecto al capital, el cual debe ser inferior al límite de 10%.

En cuanto al riesgo de contraparte, las exposiciones que maneja BANRURAL con otras instituciones financieras son únicamente para propósitos operacionales y se mantienen dentro de los límites establecidos.

El riesgo de tipo de cambio es medido a través del indicador de posición de moneda extranjera respecto a los recursos propios, a junio de 2019, BANRURAL Honduras obtuvo un indicador de 39.69% superior al límite de 20% establecido por la normativa vigente sobre posición de moneda extranjera. Por lo que el riesgo de tipo de cambio de la institución es alto.

Finalmente, en materia de riesgo de liquidez, el banco da fiel cumplimiento al límite establecido por la Norma de Riesgo de Liquidez. El indicador utilizado bajo la Norma es la relación entre el calce (descalce) de plazos/los activos altamente líquidos <-1 para la banda de 0-30 días combinado y de <-1.5 para la banda de 0-90 días combinado. A junio de 2019, BANRURAL Honduras obtuvo una relación de -0.69 y -1.14 respectivamente.

RIESGO DE CRÉDITO

El riesgo crediticio, es el que conlleva que una de las partes de un instrumento financiero incumpla sus obligaciones y ocasione que la otra parte incurra en pérdidas financieras. Los activos que potencialmente exponen al Banco a concentraciones de riesgo de crédito, consisten principalmente en los depósitos en bancos, inversiones en valores y los préstamos e intereses a cobrar.

Esta exposición al riesgo de crédito es administrada a través de análisis periódicos de la habilidad de los deudores y potenciales deudores para cumplir con sus obligaciones y de cambios en los límites de crédito cuando sean apropiados.  La exposición al riesgo también es administrada obteniendo garantías que respalden los créditos.

La exposición al riesgo de crédito con cualquier prestatario del Banco está regulada conforme a la Ley del Sistema Financiero, la cual establece que los Bancos no podrán otorgar préstamos o garantías y realizar las demás operaciones de crédito, incluyendo la adquisición de bonos o títulos de deuda a una misma persona natural o jurídica por un monto superior al 20% del capital y reservas del Banco. Además, las disposiciones emitidas por el Banco Central de Honduras sobre grupos económicos establecen que los créditos otorgados a cada grupo de personas naturales o jurídicas, que estén vinculadas entre sí, estarán limitados hasta un 20% del capital y reservas del Banco. El porcentaje anterior podrá incrementarse hasta un 30% del capital y reservas del banco si les presta a un mismo grupo económico y las empresas que lo conforman se dedican a actividades cuyos flujos de efectivo sean independientes, salvo que se cuente con garantías calificadas suficientes por la CNBS, caso en el cual podrán sumar hasta un 50% del capital y reservas de capital del Banco.

Finalmente, en materia de Riesgo de crédito, el Banco da fiel cumplimiento a lo establecido en las «Normas para la Evaluación y Clasificación de la cartera crediticia», estableciendo   que las instituciones supervisadas deben mantener una cobertura mínima del ciento diez por ciento (110%) sobre el total de los créditos en mora.

RIESGO TECNOLÓGICO

Banco de Desarrollo Rural Honduras define el Riesgo Tecnológico como la perdida potencial por daños, interrupción, alteración, o fallas derivadas de uso, en el hardware, software, sistemas, aplicaciones, base de datos, redes y cualquier otro canal de distribución de información utilizado para la prestación de sus servicios financieros.

El banco reconoce que las tendencias a nivel mundial se orientan a la automatización de los principales procesos de negocio, utilizando la tecnología de la información como el principal instrumento. Esta tendencia ha generado el interés de la institución por implementar una metodología para administrar los riesgos tecnológicos inherentes al negocio que se derivan por el creciente uso de la tecnología de la información.

Por otro lado, la Comisión Nacional de Banca y Seguros (CNBS), en su circular No.119/2005 ha indicado la obligatoriedad de una oportuna gestión de riesgos tecnológico, por lo que Banrural Honduras en fiel cumplimiento a dicha regulación, específicamente en su artículo No.15 y No. 16, con frecuencia lleva a cabo auditorias y revisiones basadas en análisis de riesgos, las cuales van enfocadas en la identificación y mitigación de todos los riesgos potenciales generados de la administración de las Tecnologías de la información.